Tarta de fresa

March 23, 2013

Hace dos días que pasaron las fallas y ya estamos pensando en la semana santa… pero mientras que llega seguimos cocinando… je je je.

Os acordáis de la tarta de manzana que hicimos hace unas semanas… pues ahora hemos cambiado de fruta. Hemos probado con la tarta de fresa. Nos gusta hacer este tipo de tartas porque aciertas con casi todo el mundo y porque están buenísimas.

Es muy similar a la anterior pero con algunas variaciones que ahora os explicamos…

Ingredientes para la tarta de fresa rápida (6-8 raciones)

  • Una lámina de pasta brisa (nosotros la compramos en Carrefour)
  • Un sobre de pudding de vainilla (del Lidl)
  • 300 gramos de fresas o fresones
  • Un sobre de brillo para pasteles (del Lidl)
  • Leche
  • Mermelada de fresa

Como en la anterior versión, la de manzana, para nuestra tarta de fresa lo primero es preparar el pudding de vainilla, puesto que tiene que reposar un poco. Para ello, seguimos las instrucciones del fabricante, nosotros solamente deberemos añadir leche y azúcar al preparado. Lo dejamos que se temple y es recomendable removerlo cada cierto tiempo, de lo contrario se nos podría formar una capa reseca en la parte superior de la cazuela que no nos interesa.

Mientras precalentamos el horno a 180 grados, sacamos la pasta brisa de su envase y esperamos 10 minutos.  Cuando el horno ya esté precalentado, colocamos la pasta brisa en un molde de hornear (nosotros empleamos uno redondo), incorporamos el pudding de vainilla, que actuará como sustituto perfecto de la crema pastelera. Lo repartimos bien con una cuchara o una lengua de cocina.

En el caso de la tarta de fresa, la fruta no debe ir al horno, sino que la consumiremos fresca, como decoración sobre nuestro pastel, así que introducimos la tarta (la masa y la crema) al horno durante 30 minutos. Cuando se haya cumplido el tiempo la dejamos reposar encima de una rejilla para que pierda temperatra. Una vez fría, preparamos el brillo.

Para cubrir nuestra tarta de fresa prepararemos un almíbar gelatinado de merlelada de fresa. Utilizaremos el sobre de brillo y en lugar del azúcar que indica emplearemos dos cucharadas soperas de mermelada de fresa y agua. Lo dejamos reposar. Mientras, los fresones o fresas que tendremos limpios, los partimos por la mitad y los vamos colocando sobre la tarta en círculos concéntricos desde el exterior al interior, con la parte más ancha siempre hacia fuera y la parte con las “pepitas” hacia arriba. Cuando hayamos cubierto toda la tarta de fresa, repartimos por toda su superficie el brillo de mermelada.

tarta de fresa

La metemos en la nevera y a disfrutar. Está riquísima de un día para otro. Esperamos que os guste.

tarta de fresa


Un rincón para los cocinillas de andar por casa y con ganas de comer bien entre amigos.