Risotto de alcachofas y Moscatel

Con la llegada de los meses más fríos del año llega la temporada de una de los productos que más nos gustan en A Pizcas y a Mizcas: las alcachofas. Teníamos claro que queríamos hacer un plato con esta flor comestible y apostamos por un arroz, pero en su versión italiana. Así que nos pusimos el mandil y el resultado fue un risotto de alcachofas con Moscatel. Es un arroz muy elegante, con varios contrastes: la cremosidad con el arroz al dente, las alcachofas con el bacon, la dulzura del Moscatel con el grana padano. Desde ya lo incorporamos a nuestro recetario.

Ingredientes para un risotto de alcachofas y Moscatel (para dos personas).

  • Tres tazas de las de café de arroz
  • Un litro de caldo de pollo
  • Seis alcachofas pequeñas o cuatro de tamaño grande
  • Una cebolla dulce
  • Tres lonchas de bacon
  • Un vasito de vino dulce de Moscatel
  • Dos cucharadas de mantequilla
  • Pimienta
  • Sal
  • Perejil seco picado
  • Queso grana padano rallado

Para preparar el risotto de alcachofas, lo primero es acondicionar las alcachofas. Para ello, disponemos en un bol amplio agua fría con el zumo de medio limón. Cogemos las alcachofas y les retiramos las hojas exteriores más duras, hasta que aparezca el corazón. Les cortamos el tallo y con la ayuda de un cuchillo bien afilado retiramos la parte de las hojas que habíamos quitado y que se habrán quedado adheridas y cortamos la parte superior de las alcachofas. Las partimos en cuartos y les quitamos la pelusilla interior, que puede amargar. Las echamos en el bol con agua. Así todas.

Picamos la cebolla y el bacon.

En una cazuela añadimos una cucharada de mantequilla y un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Cuando alcance temperatura, añadimos la cebolla y el bacon. Lo rehogamos bien y cuando veamos que la cebolla se torna transparente, añadimos los trozos de alcachofa, damos un par de vueltas y echamos el vino dulce. Bajamos el fuego, espolvoreamos el perejil seco y salpimentamos al gusto. Lo tenemos cociendo en el vino durante cinco minutos.

Agregamos el arroz y lo rehogamos durante unos instantes, con el fuego a media potencia (nosotros lo hicimos con la vitro al 7, de un total de 9). La clave del risotto con alcachofas (y de cualquier risotto) es la gestión del caldo. En los ingredientes hemos indicado un litro, seguramente os sobrará, pero es mejor así que quedarse corto. Además, si no tenéis caldo de pollo preparado, podéis hacerlo con caldo en pastilla y saldrá igual de rico (lo normal es que utilicéis dos pastillas para un litro). Cuando hayáis rehogado el arroz, ponemos dos cazos de caldo y removemos con una cuchara de madera. Conforme veáis que el arroz va absorviendo el caldo tendremos que ir echando cazos de caldo (de uno en uno), y venga a remover. Tened en cuenta que en total tendréis que tener el arroz 20 minutos cociendo de este modo y no tiene que quedar caldoso.

Cuando falte un minuto para que se cumpla el plazo de los 20 del arroz, incorporamos una cucharada de mantequilla y removemos bien. Ahora espolvoreamos el queso grana padano (también puede servir parmesano o queso curado). Retiramos del fuego cuando se hayan cumplido los 20 minutos y dejamos reposar un par de minutos.

risotto de alcachofas

 

El risotto con alcachofas se sirve en plato hondo con el queso rallado disponible por si los comensales quieren añadirse algo más.

 

 

Etiquetas: , , , ,

Sí te ha gustado compártelo!      Google+  Pinterest


Un comentario = una sonrisa




Celebraciones pizcas

Celebra con Pizcas: (Del lat. celebrāre). tr. Conmemorar, festejar una fecha, un acontecimiento. Y para ello qué mejor que contar con los fogones de Pizcas y las ideas de Mizcas. Tu fecha también es especial para nosotros, y eso se nota.

Sobre nosotros
Nuestra relación con los fogones se inició hace ya casi una década, casi por necesidad. Nos emancipamos y para poder comer algo decente y variado recopilamos las recetas de nuestras mamis y nos pusimos el mandil y manos a la obra.

Leer más
© A pizcas y a mizcas 2011-2019.