Pollo al ajillo al jerez

November 20, 2012

Un plato sabroso, rico y muy fácil de preparar es el pollo al ajillo. Es lo que podríamos denominar “una receta de madre”, de las de toda la vida. Tal vez sea más común el conejo al ajillo que el pollo, pero a Mizcas no le gusta el conejo, por lo que fuimos a la pollería. Además, para darle un toque especial y que resultara todavía más aromático decidimos que lo acompañaríamos con un fino de Jerez. En nuestro caso Tío Pepe Fino. pollo al ajillo

Ingredientes para pollo al ajillo al jerez (4/5 personas)

  • Un pollo y medio (también podéis utilizar muslos, contramuslos… las piezas de pollo que habitualmente useis)
  • 10 dientes de ajo.
  • Hierbas aromáticas. Nosotros utilizamos perejil, romero, tomillo y laurel.
  • Un vaso de fino de Jerez.
  • Vinagre de Pedro Ximénez. (Podéis utilizar el que sea).

La elaboración del pollo al ajillo, como veréis es bastante sencilla. Lo más laborioso es el trocear el pollo, pero en el establecimiento en el que lo compréis seguro que si pedís que os lo corten a pedazos pequeños os ahorran un buen tiempo. Nosotros teníamos el pollo entero, así que tomamos un “cuchillo violento” (así los denomina Pizcas) y una tabla y chap, chap, dejamos el pollo y medio reducido a un buen plato de pedazos de carne. No le quitéis la piel a todos los trozos.

Ahora, vamos a lo calentinto. En una sarten amplía, o incluso una cazuela, ponemos una buena cantidad de aceite de oliva virgen extra. Que cubra el fondo bastante bien. Tomamos los ajos, sin pelar, y les damos un golpe. Cuando el aceite esté caliente, añadimos los ajos a la sartén. Han de freírse, pero ccon cuidado de que no se quemen, pues si lo hacen dejarían sabores indeseados. pollo al ajillo

Cuando los ajos tomen color, salpimentamos los pedazos de pollo y los agregamos a la sartén, a fuego vivo pues el pollo tiene que quedar bien frito. Una vez que veáis que el pollo ya está sellado y que se va dorando añadimos las hierbas picadas finas y el laurel. Esto es una cuestión de gustos y también de echar mano de lo que hay en la cocina.

Una vez que el pollo esté casi frito, añadimos el jerez, mantenemos el fuego fuerte al inicio, y lo bajamos un poco después. Cuando se haya evaporado el alcohol del vino, rociáis el pollo con un poco de vinagre y lo mantenemos al fuego unos minutos más. Nosotros teníamos en casa unos difusores de vinagres de Jerez, así que aprovechamos y utilizamos el de Pedro Ximénez. Nos quedó un pollo al ajillo muy del sur.

Lo servimos en cazuela de barro. Riquísimo pollo al ajillo.


Un rincón para los cocinillas de andar por casa y con ganas de comer bien entre amigos.