Homenaje al almuerzo valenciano de parte de cerveza Alhambra Especial

June 11, 2015

Si tenemos que quedarnos sólo con una de las cinco comidas del día, sin dudar nos quedaríamos con el almuerzo, eso sí un almuerzo valenciano, con todo lo que eso conlleva, que es mucho. L’esmorzar (l’esmorzaret) es un ritual, un acto social que debemos reivindicar, defender y mimar, por eso aplaudimos todas las iniciativas (y últimamente son bastantes en la ciudad) que vayan encaminadas a difundir este tesoro gastronómico.

Fotos de Eva Máñez

Es cierto, en Valencia, como en ningún sitio, hay una verdadera veneración por el almuerzo. Este momento de consumo es especialmente característico de la ciudad, hasta el punto de que forma parte del día a día de los valencianos. El almuerzo es la ocasión perfecta para hacer una pequeña pausa (o no tan breve) y disfrutar de una conversación con amigos y compañeros, acompañada de un sabroso bocado, entrepán o en plato, que de todo hay.

Recientemente, Alhambra Especial nos convocó para presentarnos su particular homenaje al almuerzo valenciano así como a los establecimientos hosteleros donde mejor se disfruta de este momento.

Para ello, ha puesto en marcha la campaña “Almuerzos Especiales”, una iniciativa destinada a (re) descubrir los bares y restaurantes más singulares de la ciudad de valencia, donde el almuerzo es toda una experiencia.

A partir de junio, la cervecera granadina desvelará poco a poco (como si de un juego se tratase) aquellos locales que merece la pena visitar por su historia, el lugar en el que se encuentran o la personalidad de sus propietarios, lugares donde el almuerzo es mucho más que tomar un tentempié.

Cada quince días, los valencianos tendrán la oportunidad de descubrir los “Almuerzos Especiales” de un nuevo establecimiento, que se transformará para la ocasión, donde Alhambra Especial les descubrirá la esencia del lugar y todas aquellas historias y emociones que se ocultan detrás de un bocado a media mañana.

Pero no sólo eso, tanto los asistentes como los dueños de los bares y restaurantes, tendrán la oportunidad de participar en un sorteo que les lleve a descubrir los orígenes de la Alhambra, en reconocimiento a todos aquellos que mantienen y cuidan esta costumbre, disfrutando de lo cotidiano.

Nosotros arrancamos estos “Almuerzos Especiales” en el bar del Mercado de Jerusalén, en el centro de Valencia. Como es preceptivo si de un almuerzo valenciano estamos hablando, el cacau del collaret y las olivas ya presidían la mesa (si hubiera habido tramussos-altramuces, entonces ya la categoría hubiera sido mundial, jeje). Luego llegaron los bocadillos y aquí la variedad es la reina. Nos gustaron especialmente los de pinchos morunos caseros, ligeramente picantes y con un toque de canela riquísimo; y los de pollo a la cerveza. Un buen pan (que es la mitad de la base del almuerzo) y una buena compañía y conversación (que es la otra mitad) hicieron el resto: un almuerzo especial, como no podía ser de otra manera.


Un rincón para los cocinillas de andar por casa y con ganas de comer bien entre amigos.