Calçotada en casa

February 15, 2012

Esta historia empezó cuando, en uno de nuestro paseos, vimos muy cerquita de casa en una verdulería : “tenemos calçots cosecha propia”.

Los habíamos probado en restaurantes o en asadores, y esta vez nos animamos a prepararlos nosotros. Pedimos consejo a la mujer que nos lo vendió y nos pusimos manos a la obra.

Los calçots se acompañan de la salsa romesco y aunque en un futuro la haremos en A Pizcas y a Mizcas, la mujer nos recomendó una que tenía ella… y la verdad es que estaba muy buena.

cal otada apm 3 pizcas

Ingredientes (para dos personas)

  • 10 calçots
  • aceite de oliva virgen extra
  • salsa romesco

cal otada apm 5 pizcas

Limpiamos los calçots: recortamos parte de los tallos verdes y las barbas. Retiramos la primera capa con tierra, los colocamos en una bandeja de horno sin que estén amontonados. Les echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Precalentamos el horno a 250º grados. Introducimos la bandeja en el horno a media altura y con el grill encendido. Nosotros los tuvimos unos 10 minutos con el grill y luego lo dejamos sólo por bajo otros 15 minutos. En total unos 25 minutos de horno, para saber cuando están hecho, comprobad con unas pinzas que están tiernos.

cal otada apm 1 pizcas

La salsa venía lista para tomar, pero la suavizamos un poco con aceite de oliva virgen extra para que estuviera menos espesa.

cal otada apm 2 pizcas

A la hora de comer, se coge un calçot por la parte más verde, se le quita la “camisa” más quemada, se unta bien de salsa y se come de un bocado.

cal otada apm 4 pizcas

No os olvidéis del babero!


Un rincón para los cocinillas de andar por casa y con ganas de comer bien entre amigos.